Albert Schweitzer: «Reverencia por la vida» / Un hombre que deseaba ser como Cristo / Médico franco alemán nacido en 1875

 

Albert Schweitzer (1875 - 1965)

Médico, filósofo, teólogo y músico franco alemán.

► Imagen tomada de: Wikipedia

 Por Carlos Alberto Arellano

Albert Schweitzer, el gran hombre, el hijo de un pastor luterano, el médico blanco que dejó su tierra y se fue al África con su mujer, donde construyó un hospital misionero. En la selva, muy lejos de casa, allí donde muy pocos voluntarios deseaban ir. Para dar lo mejor de sí. Para aliviar el sufrimiento de los desamparados. Albert Schweitzer. Un símbolo en su tiempo de la bondad, la virtud cristiana y la renuncia personal.

Manucho

Schweitzer nació en Kaysersberg, Alsacia, en 1875. Alsacia, recordemos, era por entonces parte de Alemania. Hoy es una región de Francia. Está situada al este del país. En la frontera con Alemania y Suiza. Su capital es Estrasburgo.

Perro Tranquilo

.Yo sé, porque lo vi en un documental hace pocos años, que Albert sintió una gran pasión por la música desde pequeño. Aprendió a tocar el órgano a los ocho años. Dicen que fue un niño prodigio. Y que podría haber dedicado su vida a la música. (Fue un gran intérprete de Bach.) Pero eligió la selva, la gente humilde y el hospital rural. Ahí estaba su vida, su trabajo, su felicidad, la verdadera razón de su existir.

Sonita

Ehrfurcht vor dem Leben. Con esta frase, que significa Reverencia por la vida, Albert Schweitzer expresaba su filosofía personal. La idea de que la vida, en todas sus formas, era sagrada y merecía nuestro respeto.

Carola

Lo que más deseaba Albert era ayudar a sus semejantes, atender y remediar las necesidades de los más pobres, de los que más sufren, de los que no tienen a nadie más que se ocupe de ellos. Quería esa satisfacción. Esa paz interior que enriquecería su alma y su corazón.

Teresa

Siendo ya un hombre de más 30 años, Albert Schweitzer decidió que dejaría su patria, la que tanto amaba, para dar inicio a la gran tarea de su vida en tierras remotas. Abandonaría todo: su trabajo como profesor en la Universidad de Estrasburgo, su obra literaria y sus conciertos de órgano, para irse al África ecuatorial. Sintió que Dios lo estaba llamado.

Patricia

Lo primero que hizo fue estudiar medicina.

Piernas Flacas

En la entrada anterior hablamos de Jane Goodall y Dian Fossey. Aunque por distintas razones, ellas también sintieron el llamado de África. Recordemos también a David Livingstone y a Henry Morton Stanley. Cuando Stanley, el hombre que encontró a Livingstone en 1871 en la aldea de Ujiji, a orillas del lago Tangañica, hizo su viaje final, delirando en el interior de una ambulancia que lo llevaba a Londres, exclamó: ¡Quiero ser libre! ¡Vagar por las selvas! ¡Ser libre!

Carloncho

Datei:Bassin versant de l'Ogooué-fr.svg

La cuenca del Ogooué se extiende sobre la mayor parte de Gabón. Lambaréné se encuentra en el extremo occidental inferior del río y se marca en la mitad izquierda del mapa.

► Imagen tomada de: Wikipedia

En 1913, ya recibido de médico y con 38 años de edad, Albert Schweitzer consiguió por fin lo que tanto anhelaba. Sí, ese año partió con su mujer, Hélène Bresslau, que era enfermera, rumbo a Lamberéné, en África ecuatorial francesa. (La actual Gabón.)

Juan Carlos

Archivo:Albert Schweitzer, Etching by Arthur William Heintzelman.jpg

Dibujo de Albert Schweitzer realizado por Arthur William Heintzelman.

► Imagen tomada de: Wikipedia

Su hospital en la selva recibía pacientes con lepra, disentería, enfermedad del sueño, paludismo y úlceras tropicales. Ésas eran las enfermedades más comunes. También elefantiasis. Los pacientes con hernias se peleaban por ser los primeros en ser atendidos.

Nené

Yo recuerdo que los nativos le llamaban Oganga, el brujo blanco.

Nando

En su primer comentario, Manucho hace referencia a la bondad y la entrega personal de Schweitzer. Pero también fue muy criticado en sus últimos años. Los periodistas, que tanto lo habían elogiado en otros tiempos, que lo habían visto como un hombre santo, el «hombre del siglo», un hombre que deseaba ser como Cristo, cambiaron de parecer a principios de los sesenta, cuando Albert ya era un hombre muy viejo. Entonces dijeron que trataba a los africanos con cierto desdén. Que era amable con ellos y les acariciaba la cabeza, sólo cuando llegaban los visitantes. Algunos llegaron a afirmar que trataba a los nativos como seres inferiores.

Sonita

También fue muy criticado porque, salvo dos o tres peones africanos negros, su hospital era atendido sólo por europeos blancos. No mostraba ningún interés por enseñar a los africanos tareas de mayor importancia en el hospital. ¿Por qué no lo hizo? No lo sé. Sólo puedo decir que, a pesar de eso, lo veo como un gran hombre. Un hombre con grandes aciertos y también con errores.

Pan Casero

Es un tema complejo. Tiene que ver con el colonialismo. Con las relaciones entre África y Europa en la primera mitad del siglo XX. Y, muy especialmente, con las relaciones entre blancos y negros.

Papá Ganso

Lo que me gusta de Schweitzer es que fue un hombre que tuvo una vida buena y provechosa. Él estaba conforme con su trabajo, con lo que había logrado, con todo lo que la vida le había ofrecido. No deseaba otra cosa. No deseaba cambiar su suerte por la de ningún otro. Quería que sus días continuasen igual hasta que le llegara la hora de partir. Fue un hombre feliz. Un hombre que pudo concretar sus grandes sueños. Quisiera que todos pudiéramos decir lo mismo.

Carola

En 1952 recibió el Premio Nobel de la Paz, por servicios prestados a la humanidad.

Juan Carlos

Albert Schweitzer murió en septiembre de 1965, en la aldea de Lamberéné.

Rosaura

► Gigantio: Médicos