Shivá Natarāja: La danza de la creación / Religión hindú

Archivo:Sivakempfort.jpg

Shivá Natarāja («El Rey de la Danza»), en su danza tandava para destruir el universo. Adorado en Tamil Nadú desde el siglo XI (época Chola). Actualmente en el Museo Guimet, de París.
.
Imagen tomada de: Wikipedia
.

La religión hindú es la única de las grandes fes del mundo que inculca la idea de que el mismo Cosmos está sujeto a un número de muertes y de renacimientos inmenso, de hecho infinito. Es la única religión en la que las escalas temporales corresponden, sin duda por casualidad, a las de la cosmología científica moderna. Sus ciclos van de nuestro día y noche corrientes hasta un día y una noche de Brahma, que dura 8640 millones de años, más tiempo que la edad de la Tierra o del Sol y una mitad aproximadamente del tiempo transcurrido desde el Big Bang. Y hay todavía escalas de tiempo más largas.

Hay en esta religión el concepto profundo y atrayente de que el universo no es más que el sueño de un dios que, después de cien años de Brahma, se disuelve en un sueño sin sueños. El universo se disuelve con él hasta que, después de otro siglo de Brahma, se remueve, se recompone y empieza de nuevo a soñar el gran sueño cósmico. Mientras tanto, y en otras partes, hay un número infinito de otros universos, cada uno con su propio dios soñando el sueño cósmico. Estas grandes ideas están atemperadas por otra quizás más grande todavía. Se dice que los hombres tal vez no son los sueños de los dioses, sino que los dioses son los sueños de los hombres.

En la India hay muchos dioses y cada dios tiene muchas manifestaciones. Los bronces chola, creados en el siglo undécimo, presentan varias encarnaciones diferentes del dios Shiva. La más elegante y sublime de ellas es una representación de la creación del universo al principio de cada ciclo cósmico, motivo conocido por la danza cósmica de Shiva. El dios, llamado en esta manifestación Nataraja, el Rey de la Danza, tiene cuatro manos. En la mano superior derecha hay un tambor cuyo sonido es el sonido de la creación. En la superior izquierda una lengua de fuego, recordando que el universo acabado de crear ahora, quedará destruido totalmente dentro de miles de millones de años.

Carl Sagan

El filo de la eternidad

Cosmos

► Todas las entradas: Carl Sagan

► Todas las entradas: Religión