Raymond Dart: El niño de Taung / Australopithecus africanus / 2,5 millones de años de antigüedad / Anatomista y antropólogo australiano del siglo XX

File:Australopithecus africanus.jpg

Niño de Taung.

► Imagen tomada de: Wikipedia

Niño de Taung es la denominación popular con que se hace referencia al fósil de un cráneo infantil de Australopithecus africanus de 2,5 millones de años de antigüedad, encontrado en Taung, en 1924.

El fósil, que fue extraído de la roca en la que se encontraba incrustado, fue hallado de manera casual por unos obreros de cantera en Taung, Sudáfrica. El espécimen es excepcional por las partes conservadas: un cráneo y mandíbula, y un molde interno de la caja craneal (endocráneo).

El descubrimiento se publicó en febrero de 1925 en la revista británica de ciencia Nature. El artículo iba firmado por Raymond Dart, profesor de neuroanatomía de la Universidad de Witwatersrand de Johannesburgo.

File:Taung child.jpg

Espécimen Niño de Taung.

► Imagen tomada de: Wikipedia

Los primeros homínidos fueron identificados por un antropólogo sudafricano de origen australiano, Raymond Arthur Dart (1893 - 1988), quien en 1924 halló una calavera de aspecto humano salvo por su tamaño, inusitadamente pequeño, en una cantera sudafricana de arenisca.

En 1925, Dart llamó al tipo de organismo al que pertenecía la calavera Australopithecus (de las palabras griegas que significan «mono meridional»). Posteriores hallazgos pusieron en claro que no se trataba de un mono sino de un homínido, y hoy en día han sido identificadas al menos cuatro especies diferentes, todas las cuales se agrupan en la denominación australopitecinos.

Isaac Asimov

Historia y cronología de la ciencia y los descubrimientos

Archivo:Taung's child.jpg

Réplica del Niño de Taung.

Imagen tomada de: Wikipedia

Muchos científicos británicos se negaron a aceptar que el Niño de Taung fuese un homínido, tal como afirmaba Raymond Dart, porque su cráneo bajo, su rostro prognato y la falta de mandíbula le daban un aspecto superficial más parecido a un chimpancé joven que a un niño humano. Sin embargo, sus molares son de tamaño grande en comparación con sus dientes frontales (lo cual es una característica humana); carece de los caninos puntiagudos y del diastema (hueco entre los dientes) que son propios de los simios antropoides.

Donald Johanson y Maitland Edey

El primer antepasado del hombre

► Gigantio: Anatomistas

► Gigantio: Antropólogos