Jefe Joseph: «El blanco no tiene derecho a venir aquí y apoderarse de nuestro país» / Jefe de los Nez Perce / Siglo XIX

image

Jefe Joseph, jefe de la banda Wallowa de los Nez Perce. Nació en 1840. Murió en Colville Indian Reservation, Washington, en 1904.

► Imagen tomada de: Wikipedia

«Mi padre me mandó llamar. Dijo que se moría. Tomé su mano entre las mías. Me dijo: Hijo, no olvides mis últimas palabras. Este país guarda el cuerpo de tu padre. Nunca vendas los huesos de tu padre ni de tu madre. Le dije que protegería su tumba con mi vida. Lo sepulté en ese vello valle de aguas alcalinas. Amo esa tierra más que todo el resto del mundo.»

Jefe Joseph

_____________ 

A la muerte de su padre, con 31 años de edad y conocido como Jefe Joseph, se convirtió en jefe de la banda de los Nez Perce, cuyo hogar era el valle de Wallowa, a 400 kilómetros al este de lo que hoy es Portland, Oregón. Famosos por su exquisita crianza de caballos Appaloosa, los Nez Perce siempre fueron amigos de los americanos. Pero con la apertura del territorio de Oregón y el fin de la Guerra Civil Americana, llegaron los blancos, ganaderos y mineros, ambicionando los terrenos Nez Perce.

Oliver_Otis_Howard

Retrato de Oliver O. Howard por Mathew Brady, durante la Guerra Civil American.

Oliver Howard (1830 - 1909)

► Imagen tomada de: Wikipedia

Haciendo a un lado su antigua amistad con los Nez Perce, el gobierno apoyó a los colonizadores. En 1877, el general Oliver Howard entró en el valle de Walowa con órdenes de Washington para expulsar a los Nez Perce mediante tratados o por la fuerza.

image

Guerrero Nez Perce a caballo, 1910.

► Imagen tomada de: Wikipedia

«Yo no quería venir a este Consejo, pero vine con la esperanza de evitar sangre. El blanco no tiene derecho a venir aquí y apoderarse de nuestro país. Defenderemos esta tierra hasta que la ultima gota de sangre caliente los corazones de nuestros hombres.»

Jefe Joseph

500 Naciones: Serie documental sobre los nativos americanos presentada por Kevin Costner

.

► Gigantio: Pueblos originarios